7.10.07

Dime con quién andas y te diré quién eres

El presidente iraní, Mahmoud Ahmadinejad, estuvo de visita por Bolivia a pesar de las fuertes críticas que la oposición en Bolivia presentó.
Como era de esperar Evo defendió la visita de Ahmadinejad bajo la premisa de no dañar ni ofender a nadie, sino para complementar y mejorar la situación económica del país.

Como resultado de dicha visita, el gobierno iraní invertirá en Bolivia con un presupuesto de $100 millones en gasoductos, minería, producción, industria, agricultura, cultura, ciencia, tecnología y manufacturas. De parte de Bolivia, Irán gana un voto más de aprobación para su programa nuclear ante las Naciones Unidas y demuestra al mundo entero que no está aislado.

La oposición al gobierno de Evo es de la idea que esta relación podría tener su costo político en el ámbito internacional. Por lo menos las relaciones de Bolivia con Europa y Estados Unidos no serán las mismas.
"Traemos a un presidente que está en este momento en tela de juicio por sus armas nucleares. Cuidado que Bolivia se esté convirtiendo en foco del terrorismo" dijo, Manfred Reyes. También Tuto Quiroga no se quedó callado y comentó:

"Lo de Irán es tremendamente delicado para el futuro posicionamiento internacional del país, vamos a perder mecanismos de integración y comercio o, por lo menos, ponerlos en serio riesgo sin ningún interés económico, comercial, cultural, histórico".

Desde Irán, la crítica tampoco se hizo esperar, pues los medios de comunicación también se preguntan qué perdió Irán en Bolivia. El analista político Fereydoun Majlesi declaró al periódico iraní E'temad que las nuevas relaciones son útiles en la medida que no le cuesten nada a Irán. "Pagar sus cuentas (Bolivia) no es nuestra responsabilidad y tampoco estamos en condiciones de hacerlo"1, dijo. Yo también diría lo mismo si fuera una iraní.

Lo cierto de toda esta farsa es que las relaciones entre Bolivia y dicho país son simplemente inexistentes, pero se espera que los acuerdos firmados sienten una base para la “futura amistad”, de la cual soy muy escéptica. Según Naderé Farzamnia, profesora del Departamento de Estudios Árabes de la Universidad Autónoma de Madrid, la relación entre Irán y la Bolivia de Evo no tiene nada que ver con lo ideológico sino netamente con lo político y económico, pues Irán es un país que une estado y religión.2 De ahí que se puede explicar el afán de Evo de disfrazar a sus ministras de vestidos negros y exigir el uso del velo para no ofender al presidente iraní. Aunque en realidad quien debió haberse contextualizado en su visita fuera el presidente Iraní, pues no es de imaginarse en las futuras visitas de Evo a Irán que las mujeres de dicho país dejen de usar velo por respeto a Evo.


Como resultado de dicha visita, me he estado preguntando ¿Qué gana y qué pierde Bolivia con los acuerdos con Irán? Y qué piensas tú?

1 Matias Zibell, http://news.bbc.co.uk/hi/spanish/international/newsid_7016000/7016125.stm

2 Redacción BBC Mundo, http://news.bbc.co.uk/hi/spanish/latin_america/newsid_7012000/7012347.stm

12 comentarios:

CyRuS dijo...

Hola como va.......... acabo de encontrar tu blog y me parece buenisimo informar un poco mas a la gente sobre este asunto............ya te estare visitando mas seguido..........saludos!!

Sakura dijo...

Bueno, en definitiva este asunto ha levantado bastante polvo.

Sin embargo hay una declaración que a mi me llamó la atención, Samuel Doria Medina , también oposición, se encontraba a favor de el acuerdo. La primera pregunta que salta es: ¿Por qué?

Bueno, revisando algúnos índices de exportaciones mundiales resulta que en los últimos 5 años Irán ha ido aumentando su exportación de cemento, y qué tiene que ver esto con Doria Medina, bueno desde el punto de vista empresarial el está muy interesado en esto pues en un futuro cuando empiecen las operaciones en Mutún también empezarán los desperdicios de esos procesos, y resulta que estos son materia prima para la produccción de cemento. Si esto se diera así, la producción de cemento se vería beneficiada pues los costos bajarían, los precios serían más competitivos, etc.

Yo prefiero darle el beneficio de la duda, pues considero que el eje del mal es otro...

Saludos

Nex dijo...

Hola!!!... en serio, quién cree eso de campaña de armas nucleares con fines pacíficos???... o seaaa.

Esto no pinta nada bien y cada vez evo mete más la pata (así es... PATA).

Saludos y abrazos.

G-russo dijo...

Fijate que estoy muy esceptico con los argumentos nucleares propuestos por la onu que hay en iran,, que dijero de irak y no hayaron nada,,, sobre las ayudas internacionales estoy en desacuerdo porque a menudo se cobran con otro tipo de favores

Estido dijo...

Viéndolo fríamente, y corrigiendo la información que proporcionas, se ha mencionado que serán un mil cien millones de dólares (1.100.000.000) de inversión, cantidad que a nuestro país le caerá bastante bien. Si lo da Irán, Corea, EEUU o el Vaticano, es lo demenos, porque a caballo regalado...
Por otra parte, en nuestro país podemos recibir a quien nos de la gana, sin tener que preocuparnos por lo que los demás países puedan opinar, y si quieren opinar que pongan 1.200 millones de dólares.

Un abrazo.

Armando Vallejo Waigand dijo...

Es un caso de 'el fin justifica los medios'. El debate es puramente en términos de interés económico, en lugar de integridad moral. ¿Debe estrecharse la mano de un dictador y sonreír para la foto si es para obtener beneficios económicos? ¿No es eso un mercado persa? (nunca mejor dicho).

Daniel de Witt dijo...

No tiene nada de malo que Bolivia tenga relaciones con Irán, como con cualquier otro país.
Es estratégico que los países latinoamericanos, sobre todo los que tienen gobiernos de izquierda, estrechen relaciones con otros polos de poder mundial que tengan intereses objetivos contrarios a los de Estados Unidos y sus aliados imperiales (además de Irán, Rusia y China, fundamentalmente), con el objeto de tener más apoyo internacional, contra la prepotencia imperial.
Y esto está mucho más allá de si nos gusta o no el gobierno de Irán. Es una cuestión de intereses mutuos.
Lo primero que debemos entender es que a los latinoamericanos debe dejar de interesarnos Estados Unidos. No se puede esperar nada de ese país, salvo intromisiones en nuestros asuntos internos, imposición de políticas de saqueo y sumisión e intentos de golpes de Estado, ya sea políticos o económicos.
Cuanto más independientes seamos de Estados Unidos, más posibilidades tendremos de alcanzar nuestro propio desarrollo. Luego, estará en nosotros saber hacerlo o no. Pero sin liberarnos del yugo imperialista, nada será posible.
Saludos.

E dijo...

Daniel lo ha expresado claramente. La alianza entre Bolivia e Irán responde a la lógica de formar un frente opositor a la hegemonia norteamericana. Las promesas economicas y de tecnología son formas de justificar plenamente esta alianza.
Para darse cuenta que al final Bolivia solo es un peon en las disputas hegemoncias he aqui este articulo interesante:
http://www.eldiario.net/noticias/nt070929/3_01ecn.php

Saludos.

RONALDO dijo...

Sigo la línea del Estido. A caballo regalado no se le mira el diente... y en la política no existen buenas intenciones sino intereses.
Es lógico que existe una provocación política a EEUU pero que no va más allá de lo político y, si se quiere 'moral'.
Negociar con gente que tiene programas atómicos con potencial para crear armas nucleares, no está bien. Es como negociar con dictaduras, como negociar con gonocidas, como negociar con narcotraficantes... es rentable pero no es moralmente aceptable.
Esperemos que sea verdad lo del input de dinero para el país. No nos vendría mal esa plata. El problema es que políticamente nos estamos parcializando hacia un lado de forma clarísima. Salvo que haya un muy buen negocio, podríamos estar equivocándonos al abrir relaciones con un país que queda al otro lado del mundo.

Escarlata Mix dijo...

¿Qué diferencia hay entre las inversiones brasileñas y las iraníes? Evo se metió con todo a las plantas petroleras propiedad de Petrobras (en un típico gesto para las tribunas), iniciando un conflicto con un país que, sinceramente, más convenía tenerlo de aliado, para aliarse con un país muy polémico (aunque hay que ver también la hipocresía norteamericana del perro del hortelano). Evo está haciendo lo que se le da la gana por estar aliado con Hugo Chávez (que ya anunció que intervendrá Bolivia si es que intentan sacudir a Morales), pero, a diferencia de Ecuador (donde si tienen a un autentico estratega) Bolivia todavía no cuaja su asamblea constituyente (y, por el bien de ustedes, que no cuaje nunca). Ya pues, amigos bolivianos: ministras con velos, empleadas del hogar de ministras, ministros que no han leído libros,… mucha payasada, pues. Ni Abdala Bucaram. Saludos.

ElPoeta dijo...

Dios los cría y ellos se juntan... Un beso, Columba querida,
V.

nois de lean dijo...

realmente eres bueno en la critica... lo entiendo, uno haga lo que haga siempre tiene definido a quién patear

saludos